mujer calor abanico

Golpe de calor e insolación: diferencias, síntomas y tratamiento


Ahora que llegan los meses más calurosos del año, es importante que seamos conscientes de los peligros que puede acarrear exponerse a sus altas temperaturas de manera prolongada. Deshidratación, insolación, golpes de calor… Desde Farmacia 23 46 queremos que tengas todo ello presente para que puedas evitarlo o tratarlo de la forma más acertada, en el peor de los casos. Por ello, respondemos algunas de las preguntas más frecuentes de nuestros usuarios.

¿Qué se considera una exposición prolongada al calor?


Para empezar, es conveniente entender que, cuando hablamos de exponerse al calor no estamos hablando únicamente de estar bajo el sol. Independientemente de si te encuentras en interiores o exteriores, factores como la temperatura, las altas humedades o la escasa ventilación también forman parte de esta problemática. Por otro lado, realizar ejercicio intenso o grandes esfuerzos bajo estas condiciones aumentan las probabilidades de padecer trastornos asociados al calor.


  • Y, sobre todo, déjate aconsejar por tu médico. En algunos casos, es necesario combinar todo ello con medicamentos que ayudan a reducir los niveles de colesterol. Además, en Farmacia 23 46 contamos también con nuestro servicio de nutrición para ayudarte en el proceso. Ponte en contacto con nosotros.

¿Es lo mismo un golpe de calor que una insolación?


No es lo mismo. Cuando hablamos de insolación nos referimos a cuando la pérdida excesiva de líquidos y minerales de nuestro cuerpo aumenta su temperatura provocando un fuerte agotamiento. Un golpe de calor, en cambio, va mucho más allá, pudiendo ocasionar daños en nuestros órganos vitales de no tratarse con urgencia.

Síntomas INSOLACIÓN: agotamiento, dolor de cabeza, sed, cara congestionada, calambres musculares, sensación de fiebre, respiración acelerada, sudoración abundante, pulso fuerte e irregular, mareos, náuseas y vómitos.

Síntomas GOLPE DE CALOR: agotamiento, temperatura corporal alta, sin sudoración, problemas para respirar con normalidad, mareo, confusión, pulso fuerte e irregular, convulsiones, pérdida de consciencia.

¿Qué hacer en caso de padecer alguno de estos síntomas?


Es importante recibir ayuda sanitaria cuanto antes. 

Mientras esperas asistencia, procura llevar a la persona afectada a un lugar frío en el que poder tumbarla con los pies ligeramente elevados, darle algo de beber, quitarle la mayor cantidad de ropa posible y enfriarla con compresas frías, baños de agua o con un ventilador.

Los grupos más vulnerables suelen ser los niños y ancianos, o las personas enfermas, por lo que debemos prestar especial atención a ellos si queremos prevenir este tipo de problemas. No dudes en acudir a nuestra farmacia si necesitas consejo.