3-tipos-de-piel-mujeres

Melanina: ¿qué es y cómo afecta a nuestra piel?



¿Eres de esas personas que por mucho que tomen el sol siguen con la tez de un blanco nuclear? ¿Te has preguntado alguna vez por qué hay personas con mayor tendencia al bronceado que otras? Hoy hemos venido a darte la respuesta a todo ello, y se llama melanina. Claro que, seguramente eso ya lo sabías, pero ¿qué es y cómo funciona la melanina? Ahí te hemos pillado. 

La melanina es un pigmento natural que tenemos la mayor parte de los seres vivos, y que se ve estimulado por la incidencia de la radiación ultravioleta sobre nuestro ADN. Su función es básicamente la de protegernos de la luz, y lo hace absorbiendo la radiación UV nociva, y transformándola en calor, a través de un proceso conocido como “conversión interna ultrarrápida”, evitando posibles daños. Pero, ¡todavía hay más!

¿Dónde se encuentra la melanina?

Aunque, si bien es cierto, su presencia es determinante en cuanto al color de nuestra piel, al contrario de lo que mucha gente asume, esta no es la única zona de nuestro cuerpo donde se encuentra. Los seres humanos tenemos melanina en el pelo, alrededor de la retina, en la glándula suprarrenal, la medula espinal, e incluso en el oído interno y algunas zonas profundas del núcleo cerebral.

¿Cómo afecta a nuestra piel?

No, hablar de deshidratación no es lo mismo que hablar de sequedad. La deshidratación es un estado temporal de falta de agua debido a condiciones externas que afectan a la piel, independientemente del tipo que sea. La sequedad, por su parte, implica una carencia de componentes grasos.

Es evidente que no todas las pieles son iguales, y en función de su tipología, la absorción de los rayos UV se produce con diferentes niveles de eficacia. Según esto, podemos distinguir hasta 6 tipos de pieles diferentes, en lo que se denominan fototipos:

- Fototipo I. Se caracterizan por tener la piel muy blanca. No se broncean, y son propensas a quemarse. Suelen ser personas pelirrojas, de ojos claros y con pecas.

- Fototipo II. Su bronceado es sutil y las quemaduras algo frecuentes. De pelo y ojos claros.

- Fototipo III. Cabello castaño. Tienen la capacidad de broncearse de forma lenta, aunque pueden quemarse.

- Fototipo IV. Su piel es morena de por si. De bronceado fácil y quemaduras mínimas.

- Fototipo V. De piel oscura y bronceado intenso. No acostumbran a quemarse.

- Fototipo VI. Piel negra. En general, no se queman, aunque puede pasar.

Recuerda que es importante utilizar protector solar independientemente del tipo de piel que tengas, ya que las quemaduras no son el único factor de riesgo. Visítanos en Farmacia 23 46 para un mayor asesoramiento y soluciones dermatológicas personalizadas.