mujer_crema_de_sol_con_dibujo

¿Radiación solar? Te contamos lo que debes saber antes de exponer tu piel al sol

 
El sol es fuente de vida, y ahora que llega el verano, salimos a recibirlo con ganas. Por un lado, nos dicen que sin su luz no hay felicidad, que debemos dejarnos bañar por sus rayos si queremos estar sanos y que no nos falte de nada. Es antidepresivo, nos ayuda a generar vitamina D, mejora el sueño, reduce el estrés y mantiene nuestros huesos fuertes. Sí, tomar el sol es necesario, pero hasta cierto punto. Y es que, por otro lado, una exposición prolongada sin la protección adecuada puede causarnos insolaciones, quemaduras graves e incluso resultar letal. 

Según la OMS, aproximadamente 100 000 personas mueren cada año a causa del cáncer de piel como consecuencia de la exposición solar. ¡Pero no queremos que te asustes! De hecho, hemos venido a aconsejarte respondiendo algunas de las preguntas más comunes acerca de este astro y de cómo beneficiarnos de él reduciendo al mínimo sus riesgos. 

¿Cómo protegemos nuestra piel de la radiación solar?


Esta es sencilla. Con cremas o aerosoles de protección solar. Se recomienda utilizar protecciones de factor alto, alrededor de +50. ¿Por qué? Pues por que el modo de actuación de estos productos se basa en aumentar la capacidad natural de nuestra propia piel a la hora de enfrentarse a los rayos UVB. Pero estos no son los únicos que nuestra piel recibe. Es importante asegurarse de que en el envase de nuestro protector solar se indica que es de amplio espectro y que cuenta con un círculo con las siglas IR y UVA dentro. 

¿Es lo mismo un golpe de calor que una insolación?


No es lo mismo. Cuando hablamos de insolación nos referimos a cuando la pérdida excesiva de líquidos y minerales de nuestro cuerpo aumenta su temperatura provocando un fuerte agotamiento. Un golpe de calor, en cambio, va mucho más allá, pudiendo ocasionar daños en nuestros órganos vitales de no tratarse con urgencia.

Síntomas INSOLACIÓN: agotamiento, dolor de cabeza, sed, cara congestionada, calambres musculares, sensación de fiebre, respiración acelerada, sudoración abundante, pulso fuerte e irregular, mareos, náuseas y vómitos.

Síntomas GOLPE DE CALOR: agotamiento, temperatura corporal alta, sin sudoración, problemas para respirar con normalidad, mareo, confusión, pulso fuerte e irregular, convulsiones, pérdida de consciencia.

¿Qué diferencia hay entre los rayos UVB y los UVA?


Ambos afectan al riesgo de cáncer, pero lo hacen de un modo distinto. Los rayos UVA perjudican a la elasticidad y son los causantes de manchas en la piel. En cambio, los UVB son los que dañan nuestros tejidos con quemaduras.

Nuestro consejo, desde Farmacia 23 46, es que te habitúes a utilizar protectores solares de forma diaria. Recuerda que siempre será más fiable adquirir este tipo de productos en farmacia. Presta especial atención al etiquetado y pide consejo profesional siempre que lo necesites.